Tipos de cuero

Tipos de cuero

Aprende a distinguir los tipos de cuero y a conocer sus características.El cuero no deja de ser piel curtida, por lo que antes de entender el cuero está bien entender la función que cumplió en vida la piel; como el mantenimiento de la temperatura corporal, la excreción de desechos corporales y protección.También su composición, que consta de dermis y epidermis. La epidermis sería en el cuero lo que se conoce como flor comúnmente. Y la dermis la conocemos como carnaza.La dermis está constituida por tejido conjuntivo, con vasos sanguíneos y ramificaciones nerviosas.Entre la dermis y la epidermis existe una capa intermedia destinada a unirlas y a revestir el folículo capilar y forma la capa exterior de la piel o epidermis. Cada folículo capilar conecta con glándulas sebáceas que liberan los aceites que lubrican el pelo y la superficie de la piel. Estas glándulas son más prominentes en los animales de piel gruesa. También son vitales para el mantenimiento de la temperatura corporal en los animales de sangre caliente y las glándulas sudoríparas liberan agua y desechos a través de los poros de la piel.Cerca de la superficie de la piel, la estructura fibrosa es muy fina y depende del pelo del animal.En la dermis se encuentra el colágeno, lo que da al cuero sus propiedades de utilidad y la elastina, que fortalece el cuero.Pero sin querer ponernos demasiado técnicos vamos poco a poco…

TIPOS DE CUERO SEGÚN SU PROCEDENCIA ANIMAL

Puede que al principio no le demos mucha importancia a este paso de elegir el cuero y sólo nos guiamos por el gusto y su estética pero si seguimos con ello, pronto nos daremos cuenta del mundo de posibilidades que nos presenta el cuero como material y en función de lo que queramos hacer, elegiremos uno u otro. Ya una sola pieza de cuero presenta muchas variedades de una zona a otra, cómo para pensar en algo homogéneo que venga de diferentes animales. Y no sólo el animal, si no su sexo, su vida, su muerte… Todo esto hace que cada una sea única.

Las diferencias hacen que unas pieles tengan unas propiedades más que otras. Y depende del uso, la técnica… elegiremos una u otra.

Cueros bovinos

Son muy resistentes, muy compactas y muy sólidas. Podemos distinguir entre:

Nonato: Sin término de gestación. De mucha calidad y resistencia. Se suele destinar a calzado y marroquinería fina.

Becerro: Menor de 1 año. Grano muy fino, lo que quiere decir que los poros apenas se ven. De calidad y alto precio. Este tipo de cuero se suele destinar a calzado y marroquinería fina.

Ternera: Cría de vaca. De 1 a 2 años. Grano más fino que la vaca pero menos que el becerro.

Novillo: de 2 a 3 años. Como la vaca y toro pero menos marcadas.

Toro y vaca: mayores de 3 años. De mayor grosor y resistencia pero más marcadas por la vida que animales más jóvenes.

Cueros caprinos

Resistentes pero más finos.

Cabra. Sus pieles tienen menos pelo y menor cantidad de grasa que las de oveja, con una estructura firme y compacta. De poro liso y pequeño. Cuanto mayor es el animal en edad, mayor poro presenta.

Cabrito: Recién nacido. Acabado liso, lustroso y brillante.

– Tafilete: Animales jóvenes. De mayor tamaño y grosor que el cabrito. Flor lisa y brillante.

Cueros ovinos

No tienen cuerpo, son muy porosos y por lo tanto muy maleables y flexibles.

Tienen más valor sus lanas que sus pieles, ya que son de tipo abierto, con muchas glándulas sebáceas y raíces capilares, por lo que es menos compacta.

– Oveja. También conocido como badana. Porosidad mayor, menor compacidad.

– Carnero. Mayor compacidad que su pareja la oveja, estira menos porque no dan a luz.

Cueros porcinos

Son muy grasosos, con orificios (el pelo penetra en profundidad) y sus poros presentan 3 agujeros.

Se suele usar para forros pero el nobuck de cerdo se utiliza mucho para calzado sport y vestimenta, aunque no aconsejamos usarlo de forro para calzado porque puede fomentar la aparición de hongos.

Cueros equinos

Potro. Su parte delantera puede asemejarse de textura al cabrito y su parte trasera donde la piel es más gruesa y muy compacta se conoce como culata de potro

Existen después diversos tipos de cuero que sólo nombraremos porque no hemos trabajado nunca con ellos: Aves, Reptiles, Peces, Batracios (Sapos) y Exóticas.

TIPOS DE CUERO SEGÚN SU CURTIDO

– Vegetal

Se curte con taninos ( de mimosa, quebracho, castaño…) solubles en agua y alcohol.

Son cueros más resistentes mecánicamente e hidrotérmicamente.

También se usa el arbusto de zumaque para conseguir pieles blanquecinas, muy usadas en restauración, ya que coge muy bien los tintes.

– Aceite

Para la gamuza y el ante, se impregnan en aceite y se batanean.

Se seca con chorro de aire para provocar la autoxidación.

Son más resistentes al agua.

– Mineral

Principalmente se usa cromo o alumbre.

Cromo: El baño es con sustancias ácidas con cromo, y lavado con agua.

Alumbre: Para pieles con pelo.

Se disuelve el alumbre en sal común.

Son cueros blandos y suaves con baja estabilidad hidrotérmica.

TIPOS DE CUERO SEGÚN SUS ACABADOS

– Cuero flor natural:

Cueros que mantienen la epidermis sin el pelo . Normalmente curtición vegetal.

Sin acabados de color, manteniendo un color cremoso que puede variar según la

procedencia del tanino. Gran plasticidad.

– Cuero flor color, engrasado y pulido:

Cueros con diferentes acabados de teñido, engrasado, pulido, patinados.

En función del tipo de acabados (así como del curtido) van a disminuir

progresivamente su capacidad para ser moldeados.

En positivo ganamos resistencia, flexibilidad.

– Serraje:

Normalmente de curtición al cromo. Gran flexibilidad.

Son virutas de cuero aglomerado.

Al no haber poro, no transpira.

– Nobuk:

Cueros en los que la capa epidérmica ha sido lijada.

Normalmente de curtición al cromo. Gran flexibilidad.

– Napa:

Cueros abatanados, dando mucha flexibilidad.

Normalmente curtición al cromo.

– Pieles vueltas:

Cueros flor, pensadas para exponer el lado de la carnaza (ver abajo partes del cuero)

al exterior y la flor al interior. Encontramos el Ante, los cueros Zahoneros.

– Pieles con pelo:

Pieles que en las que se mantiene el pelo del animal. Pieles para peletería. Destacamos en este grupo las pieles de cabra con pelo, utilizadas para la elaboración de botas de vino.

También existen las pieles con lana.

– Charol:

Cueros flor originariamente con un tratamiento de laca y aceite de linaza.

Actualmente lo normal es encontrarlas plastificadas.

– Suela:

Se obtiene por curtido vegetal porque le imparte la propiedad de amoldamiento y se le incorporan sustancias sólidas para darle mayor peso físico y mejores características para su uso.

Guía de taconeria en el calzado

1. Tipos de tacones según su altura

Tacones altos

Miden entre 7 y 13 centímetros, y transmiten mucha elegancia y formalidad, además de añadir mucho estilo al vestido elegido. Por ello, son los más adecuados para asistir a ceremonias formales. Es posible que andar con tacones altos o permanecer de pie mucho rato te resulte incómodo, pero gracias a ellos tus piernas se verán más largas y esbeltas que nunca. Solemos encontrar tacones altos en los zapatos Stilleto y en las sandalias más elegantes.

Tacones medios

Su altura va de 4 a 7 centímetros. Son muy adecuados para asistir a eventos formales, así como a reuniones laborales que exigen un plus de elegancia. Son más cómodos que los tacones altos y, aun así, siguen siendo muy formales. Por eso suelen convertirse en la elección favorita para verte elegante sin sufrir por tus pies. Esta altura de tacón es habitual en botas y botines, en zapatos Peep toes y en muchos tipos de sandalias.

Tacones bajos

Tienen una altura de unos 2 a 4 centímetros, lo que les confiere un aspecto algo más informal. Sin embargo, todo depende de la ropa que te pongas para acompañarlos. Son ideales para asistir reuniones casuales, así como para llevar al trabajo y sentirte cómoda durante toda la jornada. Un tacón bajo te ofrecerá el equilibrio perfecto entre feminidad y confort. Es la altura que solemos encontrar en los zapatos Kitten heels.

2. Tipos de tacones según su forma

Tacón de aguja

Es un tacón que suele superar los 9 centímetros y que, además, destaca por ser extremadamente afilado. Este tacón es el más glamuroso y el que más estiliza la figura. Aunque es un tipo de tacón que todas deberíamos tener en nuestro armario para las ocasiones más especiales, también es conocido por ser el más difícil de llevar. 

Tacón cuadrado

Su altura es variable, aunque generalmente suele estar entre los 5 y los 8 centímetros. Lo que destaca de ellos es su forma geométrica, que, al ser cuadrada, aporta una gran estabilidad a los pies. Al ser más ancho que el tacón de aguja, es un poco más vistoso, por lo que no es tan adecuado para eventos de etiqueta, pero sí para un look casual. El tacón cuadrado suele encontrarse en sandalias, botas y botines.

Tacón de cono

El tacón de cono es bastante ancho en la parte superior y se va estrechando a medida que llega al suelo. Además, presenta una pequeña inclinación hacia adentro. La forma de cono puede ser más exagerada o menos según el modelo, así como su altura. En general, lucen bien en todo tipo de eventos, aunque son más comunes en reuniones informales. Es común encontrar tacón de como en gran variedad de zapatos, botas, botines y sandalias.

Tacón de cuña

Las cuñas destacan por ser uno de los zapatos con tacón más cómodos que existen. El tacón y la suela forman una sola pieza, de manera que toda la planta del pie queda apoyada y el peso se reparte de forma equilibrada, resultado estables y cómodos. Es muy habitual en sandalias, pero últimamente la cuña se encuentra también en muchos zapatos e incluso en sneakers y botines.

Plataforma

Los zapatos con plataforma tienen la peculiaridad que no solo elevan el talón, sino que también elevan la parte delantera del zapato. Esto hace que sea mucho más fácil soportar la altura del tacón y pasar largas horas con ellos puestos. Por contra, no son los más adecuados para llevar a eventos formales, pero te servirán para el día a día y para eventos casuales. Es habitual encontrar plataforma en las sandalias, pero también en todo tipo de zapatos e incluso en zapatillas de lona y sneakers. 

 

3.  Diferentes tipos de zapatos de tacón

Ahora que ya conoces los tipos de tacón más habituales, veamos los tres zapatos de tacón más populares.

Peep Toe

Los Peep Toes destacan por ser zapatos de tacón con una pequeña abertura en la parte delantera que muestra los dedos de los pies. Hay Peep Toes de muchos estilos y de diferentes alturas de tacón, aunque lo habitual es que sean de altura media o alta y de tacón fino, pues son zapatos muy elegantes, ideales para eventos formales y ceremonias. Sin embargo, su versatilidad hace que luzcan muy bien incluso con unos jeans.

 

Stilettos

Los Stilletos son los zapatos más formales que puedes encontrar. También se les llama zapatos de salón. Destacan por su tacón de aguja, muy alto y fino, así como su punta pronunciada, aunque también puede tener una forma más redondeada. Ideales para eventos donde quieres verte sofisticada.

Kitten heels

Los kitten Heels son zapatos de tacón bajo. Se les llama también tacón de chincheta, porque es ancho en la base pero se afina rápidamente, como un tacón de aguja. Te permiten ir cómoda y a la vez, elegante. Por eso se les considera zapatos muy versátiles, ya que quedan tan bien en looks casuales como en outfits más clásicos y formales.

Cuidado y conservación del calzado

En calzado Sibony tenemos los mejores consejos, ideas y soluciones para el cuidado de tus zapatos.

Información general

01.

Guardar los zapatos

Los zapatos guardados deben poder respirar siempre. No hay que ponerlos nunca en una bolsa hermética o de plástico, ya que pueden enmohecerse. Si guardamos un par de zapatos durante mucho tiempo, como por ejemplo las botas de invierno que no nos pondremos en verano, lo ideal será en una bolsa de algodón especial para zapatos, los cuales previamente habremos limpiado y ventilado. Esta bolsa de algodón será de igual utilidad en los viajes, para transportar los zapatos en una maleta.

En casa es preferible tenerlos en un armario de madera, con buena ventilación. En el interior, en lugar de estantes compactos, es preferible que haya barras o estantes de re-jilla. Los zapatos deben tener espacio suficiente entre ellos. Si le es posible, no dude en introducir hormas en cada uno: la piel se secará mejor y volverá a su forma original.

El mejor lugar para tener el armario de zapatos es una habitación con temperatura constante. No convienen ni el sótano, ni el garaje, ni cualquier espacio que tenga grandes variaciones de temperatura. El calor extremo del verano y el frío intenso del invierno afectan a la calidad de la piel, que se dilata o se contrae. Las suelas, a la vez, pueden secarse y volverse porosas.

02.

Rociar para una mejor protección

Impregne o rocíe sus zapatos antes de estrenarlos y cada vez que efectúe su limpieza: estarán mejor protegidos contra la lluvia y la suciedad. La piel es más fácil limpiarla cuando ha sido rociada, ya que la suciedad no penetra tanto en sus poros. El vaporizador debe estar a unos 30 cm del zapato, al aire libre, donde dejaremos secar los zapatos.

03.

Zapatos mojados o húmedos

Cuando nos sorprende una lluvia en Bogotá y acabamos con los pies con el agua hasta los tobillos, ni que decir tiene que el mejor producto de conservación no servirá para nada. En un momento u otro la piel absorbe el agua. Los zapatos de piel no son impermeables a la lluvia ni al aire como las botas de goma, y ¡más vale!

Pero la piel puede renovarse y volver a su suavidad original. Para evitar que se vuelva rígida y porosa, es esencial que no se seque con rapidez. Hay que evitar los secadores de pelo, los radiadores, los hornos y hasta los rayos de sol (los zapatos secos tampoco aprecian la luz o el calor intensos). Aproveche, cuando se hayan mojado los zapatos, para lavarlos con un jabón suave y agua caliente. A continuación, introduzca hormas en ellos: estarán perfectamente ventilados y se secarán con más rapidez. Evite el sol directo y déjelos en el balcón, a la sombra. La madera de las hormas absorbe el agua, que acaba evaporándose.

No hay que rellenar los zapatos con papel de periódico, ya que el papel empapado tarda mucho en secarse cuando está embutido en un zapato y podría empezar a enmohecerse. Cuando el zapato se haya secado, vaporícelo con un producto especial.

04.

Regeneración

Los zapatos necesitan descansar de vez en cuando para dejar que la piel se regenere y se seque.

¿Sabe usted que los pies segregan una cierta cantidad de ml. de sudor por día en condiciones basales?

Sabido esto, no deberíamos llevar los mismos zapatos más de dos días seguidos. Las hormas de madera son muy útiles para que la piel se seque con más rapidez, para que se alise y para que recupere sus propiedades naturales climatizantes.